La pintura de tu auto es un elemento bastante resistente, sobre todo la de los actuales, pero no está exenta de riesgos: las condiciones ambientales, el uso cotidiano y algunos hábitos que tenemos los usuarios de automóviles perjudican, de forma progresiva, el buen estado y apariencia de la pintura. Para cuidarla y mantenerla como el primer día durante muchos años te sugerimos que leas los siguientes consejos.

1. Estaciona el coche en garage o bajo techo siempre que sea posible

Parece algo obvio pero es la mejor manera de proteger, no solo el exterior, sino también el interior de tu coche. Estando a cubierto, la pintura de tu coche queda protegida de los fenómenos atmosféricos, de los rayos ultravioleta del sol y, si el garage es privado, de los actos vandálicos.

No obstante, conviene resaltar algunos aspectos con los que tienes que tener cuidado si aparcas en un garaje: en algunos estacionamientos públicos los espacios son demasiado estrechas y otros usuarios pueden dañar la pintura de tu coche al entrar y salir de sus vehículos.

2. Lava tu auto cada 4 semanas

Lavar el auto a menudo es vital para mantener la pintura de tu coche como el primer día. No solo cumple la función de que se vea limpio, sino que además cumple la misión indispensable de eliminar sustancias dañinas que se depositan sobre la pintura de tu coche durante el uso cotidiano. Estas sustancias pueden ser excrementos de ave, restos de insectos, alquitrán del asfalto, gasolina y aceites.

Para lavar el coche lo mejor es hacerlo a mano empleando los productos adecuados y específicos para carrocerías y toallas de microfibra que no dañan la pintura.

Después de viajes largos es muy recomendable lavar el coche para eliminar la multitud de insectos que impactan en la parte delantera.

3. Protege la pintura del sol en estacionamientos prolongados.

Los intensos rayos del sol pueden ser muy perjudiciales para la pintura de tu coche. Los colores que más sufren son aquellos que son muy vivos, por ejemplo los rojos, amarillos o azules sólidos. En otros colores el desgaste por el sol no es tan evidente, por lo menos por cuanto a pigmentación se refiere, pero los rayos ultravioleta afectan también al brillo de la pintura, por lo que exposiciones prolongadas provocan el matizado progresivo de la pintura de tu coche.

4. Pule la pintura de tu coche cada 2 años.

La mayoría de los daños superficiales o por roces se eliminan sin dificultad mediante un pulido bien hecho de la pintura de tu coche. El pulido consiste en eliminar la capa superficial de la pintura (donde se encuentran los daños) por medio de una pasta abrasiva y la acción de una pulidora. El pulido restaura la superficie de la pintura, eliminando pequeños arañazos y marcas, y devuelve completamente el brillo perdido.

5. Repara los daños de la pintura de tu coche según se produzcan.

Es bastante frecuente que los propietarios de vehículos esperen a que se acumulen varios daños en su coche para llevarlos al taller y repararlos todos al mismo o tiempo.

Este hábito se desaconseja porque algunos daños dejan al descubierto la chapa desnuda de la carrocería, quedando así muy expuesta a la corrosión. En estos casos hay que reparar el daño y reponer las capas de pintura cuanto antes.

WhatsApp Contactanos